IDEAS DE NEGOCIO
Indice

Miquel Silvestre

25 Septiembre 2017

Emprendedor, viajero y escritor

Miquel Silvestre es un Registrador de la Propiedad que en 2008 cambió su vida acomodada de funcionario para dedicarse a la literatura de viajes. Desde entonces es un emprendedor en moto que vive viajando, escribiendo y produciendo programas de televisión en los que cuenta sus andanzas.

 

Miquel, ¿qué te movió a dejar un puesto de trabajo fijo con un buen sueldo para convertirte en un viajero solitario, con jornadas de hasta 18 horas y sorteando dificultades en los caminos más inhóspitos?

La vocación literaria. Quería escribir un buen libro y pensé que recorrer África en moto me daría material interesante. Así fue, y decidí seguir por ese camino. Desde el primer momento tuve claro que lo que yo contaba sobre aventuras vividas en primera persona era un contenido valioso.  


¿Te consideras un emprendedor?

Sí, claro, he aplicado un capital a una actividad y he obtenido réditos que la han hecho rentable, emocional y económicamente.  

 

                    

 


En una encuesta reciente hecha a estudiantes universitarios, el 75% de ellos querían ser funcionarios. ¿Por qué crees que en nuestro entorno tenemos tanto miedo a desarrollar nuestros propios proyectos y encontrar un trabajo por cuenta ajena es la recompensa?

El miedo al riesgo y los elevados estándares de bienestar alcanzados en España. Nos dicen continuamente que vivimos peor que antes, pero eso lo dice gente que no conoce la historia de España. Jamás ha habido más oportunidades, desarrollo, asistencia social, infraestructuras y de todo que ahora. Disfrutamos todos los españoles de una renta invisible muy sustanciosa porque los hospitales, las carreteras, los aeropuertos, las escuelas, las rotondas, el asfaltado de las calles, el alcantarillado, los embalses, la red pública eléctrica y de agua... todo eso incrementa nuestra renta aunque no recibamos un cheque. Dicho de otro modo, si viviéramos en Burundi, aunque ganáramos diez mil euros al mes no disfrutaríamos de la misma renta que en España. Yo, como viajo, sé, por ejemplo, que en toda Sudamérica por usar las carreteras normales y corrientes hay que pagar peaje. No para las autopistas, que no las hay, sino para circular por una carretera nacional hay que pagar. Estamos acostumbrados a pensar que todo eso es gratis, cuando no lo es.

Este desarrollo económico español y la generosidad de nuestro Estado social hace que mucha gente solo aspire a un poco más para completar una vida cojonuda: un coche, irse de vacaciones, cenar con los amigos, y para eso basta un sueldo de funcionario, que es seguro, para toda la vida y con mucho tiempo libre. Cuando en un país, como ocurre en la mayoría del mundo, no hay paraguas público, la gente emprende porque quiere escapar de su suerte.

¿Quienes son los verdaderos emprendedores de nuestro mundo? Los que lo arriesgan todo: los emigrantes ilegales capaces de jugarse la vida por un vida mejor.  En cambio nosotros estamos muy contentos con nuestra suerte, aunque por fuera nos quejemos constantemente, y por eso solo queremos asegurarnos lo que ya tenemos. Y ojo, que eso no me parece mal. Prefiero vivir en España a cualquier otro sitio. 

 

 

Después de pasar casi 10 años viajando por todo el mundo y viviendo de contarlo en tus libros y en televisión, ¿crees que no hay sueños imposibles si hay esfuerzo e ilusión?

Claro que hay sueños imposibles. Yo puedo soñar con ser jugador del Real Madrid y por mucho que me ilusione y esfuerce, nunca va a suceder. Hay que ser consciente de los riesgos que se asumen y de las capacidades propias, porque de lo contrario nos estrellaremos. Lo que sí está claro es que sin esfuerzo ni ilusión nunca conseguiremos ni siquiera aquello que está a nuestro alcance.  


Para cumplir tu objetivo te has visto obligado a hacerte empresario: crear tu propia marca, montar una productora, contratar a colaboradores, negociar contratos con editoriales y cadenas de televisión… ¿cuáles son las mayores dificultades que has encontrado en el proceso de crear tu marca?

Entender que aunque la materia prima de mi trabajo sean los sueños de aventura y el espíritu de viaje, al final eso tiene que poder traducirse a un excell con gastos, ingresos, IVA, IRPF y cuota de la Seguridad Social. 

 

Relatas viajes apasionantes además de la intrahistoria de cómo conseguir un producto, el libro o los programas para la televisión, sin medios económicos, ¿lo has pasado peor viajando por países desconocidos en condiciones difíciles o mientras buscabas financiación para tus viajes?

Siempre es preferible estar encima de la moto que haciendo pasillos para conseguir dinero. Me resulta incómodo intentar convencer a alguien de que apueste su dinero en mi proyecto. Además de que casi nunca se logra, por cada sí obtienes 20 noes. 

 

 


Además de contar con unos amigos inquebrantables en el apoyo desde el principio de esta aventura, con el tiempo has conseguido convertirte en un experto en marketing con miles de seguidores en redes sociales. ¿Qué importancia tienen estos medios en el éxito de tu proyecto?

Yo no sé nada de marketing ni de estrategias de posicionamiento. Yo solo he presentado un contenido en la red y ha habido gente y medios a los que le ha interesado. 


¿Quién te ha apoyado en el desarrollo de este proyecto?

BMW Motorrad España y la auditora BDO han sido las empresas que llevan apoyándome desde hace más tiempo.  


Al dejar tu trabajo en el registro bajaron sustancialmente tus ingresos y aun así, una vez se agotaron los ahorros, no tuviste la tentación de volver al despacho, ¿qué medios has utilizado para encontrar financiación?

La financiación ha venido por orden de importancia de venta de libros, patrocinios, conferencias y derechos audiovisuales. Lo que primero me permitió recuperar el dinero invertido y comprar el equipo para hacer la serie de TVE fue la venta de libros en charlas que di por toda España al regreso de mi vuelta al mundo. Cuando conseguí el hueco en RTVE, vendí el espacio publicitario a marcas como BMW y BDO. Cuando la serie se emitió entonces las conferencias pasaron a ser retribuidas, empecé a publicar libros con mi propio sello  y a cobrar derechos de emisión por la serie


¿Qué hubieras hecho si tus aventuras no hubieran tenido tanta repercusión y no hubieras conseguido financiación para seguir viajando? ¿Tenías un plan b o simplemente hubieras vuelto al despacho?

Habría vuelto al despacho con una nueva visión de la vida gracias a la experiencia de viajar. No habría sido tiempo perdido en absoluto.  

 

 


Aunque sería más llamativo saber cuánto dinero has dejado de ganar sin ejercer como registrador de la propiedad durante estos diez años… ¿cuánto dinero has invertido en el proyecto?

Invertí alrededor de unos 50.000 euros. Con ese dinero compré una moto, un ordenador y una cámara de vídeo y comencé la vuelta al mundo. Subí vídeos a Youtube durante año y medio de viaje en los que gasté el resto del capital. Cuando regresé a España me había gastado casi todo, pero a partir de entonces empecé a recuperar con las conferencias y los libros. Luego empecé a colaborar en RTVE cuando vieron mis vídeos y vendí ese espacio a los patrocinadores. Con eso recuperé los 50.000 y me mantuve viajando. Cuando salió la posibilidad de hacer una serie completa, invertí de nuevo los 50.000 en hacer la primera temporada de Diario de un Nómada: compré una cámara profesional, contraté un operador para manejarla, alquilé una camioneta y un conductor y cruzamos Sudamérica en tres meses. Cuando volví con el material, contraté editores, un estudio de sonido y un laboratorio. Me lo gasté todo. Pero la serie se emitió, funcionó bien de audiencia, recuperé mi inversión duplicada y puede seguir produciendo cuatro temporadas más.  


Has tenido la capacidad de reinventarte, de descubrir un camino y de adaptarte conforme ibas desarrollando tu proyecto. De ser un aficionado a la moto has pasado a vivir diez años sobre ella, de ser un aficionado a la fotografía has pasado a grabar y editar tus propios vídeos sobre la marcha. ¿Hacia dónde se dirige tu carrera profesional? ¿Cuáles son tus planes de futuro?

Ser un buen padre para mi hijo de 14 meses.   

 

Visita la web de MIQUEL SILVESTRE

 

123emprende

Stimulus

Software para la estimulación cognitiva

Bracelit

Sistema de gestión y pago con pulseras NFC

reclamador.es

Servicio de reclamaciones online

Bubocar

Taller de vehículos a domicilio

Foundspot

App de objetos y mascotas perdidos

Mooose

Componentes de madera para bicicletas urbanas

Familiados

Plataforma para la promoción de cuidadores 

My Doctor App

Aplicación móvil de consultas de salud

Free Touring

App móvil de turismo colaborativo

Contacto

Suscríbete a nuestras novedades

Déjanos tu e-mail y te mantendremos informado...

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE